Durante la etapa del embarazo entra la preocupación por definir el espacio donde se ubicará el pequeño de la casa. Organícese bien y no se agobie. Siga estos pasos que le ayudarán a dejarlo todo preparado para la vuelta a casa con el bebé.

Por Daniel Rosales @pintorconluz

Si va a ser mamá, seguramente ya está visualizando cómo será la futura habitación de su bebé. Aunque le suene una tarea entretenida y fascinante, no es nada fácil pensar en todos los detalles que debe tener en cuenta para darle la mejor bienvenida a la casa.

Iliana Navarrete, profesional en el arte de la organización de Balans Espacios en Armonía, nos brinda valiosos consejos.

¡Decore con armonía!

La decoración del espacio es, sin duda, el foco de todas las mamás y la parte más difícil. Empiece la tarea por las paredes. Si va a pintar es preferible que se utilicen colores neutros o pasteles. El color blanco es una buena opción, pero muchas veces da la sensación de hospital o clínica. ¡Si puede, evítelo! Tampoco utilice colores oscuros, ya que generan un ambiente “pesado”.

Tome en cuenta que el Feng Shui es una herramienta esencial en el momento de la decoración, muy relacionado con la armonía. Desde esa óptica, cuando se trata de cuartos de bebé es mejor utilizar colores relacionados con la naturaleza, como verde pálido o azul claro. Esos colores re- presentan la llegada de la primavera, relacionados con el concepto de renacer o de una nueva vida, por lo que llenarán el cuarto de mucha energía.

Piense en las cortinas. Se recomienda utilizar una tela suave, que absorba el sonido y ayude a controlar el tema de la iluminación.

Siga con las sábanas, preferible- mente de algodón y en tonos suaves, neutros y acordes al color que se haya definido para las paredes.

Si no se sabe el sexo del bebé, la habitación no debe personalizarse. Lo recomendable es utilizar en todos los accesorios colores neutros, como amarillo, verde, púrpura y hasta grises, en menor medida.

Iluminación tenue

Es importante utilizar luces tenues y tener la iluminación graduada para que el niño o niña no tenga miedo a la oscuridad.

Además, tome en cuenta que el sol no debe dar directamente en la habitación; la regulación de la intensidad de las luces es sumamente importante.

Y los muebles…

Sin duda, la madera es la mejor opción al seleccionar el tipo de muebles. El metal es más activo, absorbe la energía e interrumpe el sueño del bebé.

Y si de ordenar se trata, la cuna debe estar en el lugar más tranquilo de la habitación. No se recomienda que esté cerca de la puerta o de la ventana, por asuntos de ruido. Tampoco se debe tener debajo de una viga, pues da la sensación de pesadez.

Los muebles deben es- tar separados para que no impidan el flujo natural de movimiento. Y, finalmente, no se deben guardar objetos detrás de la puerta, como coches plegables, ni ningún otro accesorio.

Asegúrese también de que las puertas y gavetas de los armarios se puedan abrir con facilidad y no haya ninguna obstrucción. Una buena organización, junto con estos estos tips, le permitirá al bebé tener un estilo de vida único, práctico y saludable.

¿QUÉ NO DEBE TENER EL CUARTO DEL BEBÉ?

  • Olvídese de los aparatos electrónicos, como televisores y dispositivos móviles.
  • Dígale adiós a los espejos (no deben reflejar hacia la cuna del bebé).
  • Evite colocar plantas.
  • No cambie el estilo con respecto al resto de la casa.
  • No utilice aire acondicionado.
  • No use alfombras, ya que ese accesorio atrae ácaros, polvo y suciedad que pueden perjudicar la salud.

PASOS IMPORTANTES

  • Elija la habitación y asegúrese de que tenga funcionalidad, comodidad, iluminación, ventilación y un ambiente tranquilo y seguro.
  • Se recomienda que las esquinas de las paredes sean redondeadas para evitar accidentes.
  • Defina la decoración.
  • Piense en la iluminación.
  • Organice, entre más despejada esté la habitación será mejor. Recuerde tener lo básico.
  • Piense en la visibilidad hacia la cuna del bebé al abrir la puerta de la habitación. Seleccione los muebles esenciales. Puede optar por una cuna, moisés, armario o clóset que tenga la facilidad de colgar ropa.
  • Utilice perchas adecuadas, preferiblemente de plástico delgado que permitan aprovechar el espacio. No se recomienda de madera, pues caben menos prendas.
  • Opte por cestas de mimbre. Estas se utilizan para guardar medias, camisetas o accesorios para facilitar la organización.
  • Es recomendable tener una mesedora, poltrona o sofá.
  • Piense en un cambiador (preferiblemente plegable para aprovechar el espacio).
  • Y si los recursos se lo permiten, contemple utilizar el famoso móvil, que le ayudará a la estimulación temprana del bebé.

Pin It on Pinterest

Share This