Biobrush es orgánico, vegano, biodegradable y sin suavizantes dañinos.

Por Revista MJ
¿Sabía usted que tal vez el primer cepillo de dientes que utilizó en su vida se encuentre aún contaminando los océanos? Estos utensilios representan el 1% del plástico que llega a los mares y tardan más de 400 años en descomponerse. Por eso, una alternativa ecológica que puede adoptar entre sus hábitos, con motivo el mes del ambiente, es optar por cepillos de dientes biodegradables.
En esta línea, Biobrush, un cepillo hecho a base de material reciclable orgánico, vegano, biodegradable y sin suavizantes dañinos fue introducido recientemente en el mercado nacional. Este tipo de productos se alinean a la conciencia del costarricense quien está siempre en la búsqueda de opciones amigables con la naturaleza.
Para su creación, se utilizan restos de madera, de silvicultura sostenible, provenientes de la industria maderera, por lo que su huella de carbono es insignificante.
“Los colores naranja, morado, blanco, gris, azul y verde de Biobrush se logran con pigmentos biodegradables. Además, el empaque del cepillo está hecho de celulosa tomada de residuos de madera y es compostable, por lo cual se desintegra en 42 días en un ambiente natural”, resaltó Radka Marinova, directora general de Arpha International, empresa importadora del producto.
El cepillo de dientes está diseñado según las recomendaciones odontológicas. Las cerdasson de nylon a base de aceite de ricino natural. Según los odontólogos, el nylon es el
material ideal y más higiénico para el cuidado dental.
También, Biobrush cuenta con una línea infantil, de tamaño pequeño que se adapta a la
mano del niño y con cerdas suaves.
Este producto incorpora tecnología alemana, lo cual le hizo merecedor del German Design Aware 2018, certamen en el que compitieron alrededor de 5000 productos de 50 países. Esta es la competencia oficial de la República Alemana en diseño industrial.
Biobrush es importado por Arpha International y está disponible en Auto Mercado. Una pequeña acción que puede unirse al compromiso de un país
Una persona puede desechar hasta 300 cepillos de dientes a lo largo de su vida, es decir hasta 5 kilos de plástico. En Costa Rica, se compran en promedio 29 millones de cepillos de dientes anualmente.
“Con solo este cambio de hábito en nuestras vidas, eligiendo estos productos biodegradables nos estamos convirtiendo en gestores de cambio y colaboramos, aunque sea de manera pequeña, con la meta nacional de carbono neutralidad. Además, contribuimos con el cuidado de la riqueza natural que caracteriza al país ante el mundo y con la limpieza de sus playas”, resaltó Radka Marinova.
Costa Rica tiene la meta de ser carbono neutral en el 2021, además, está adscrito al Acuerdo de París, tratado que reúne los compromisos de 195 países para disminuir el calentamiento global.

Pin It on Pinterest

Share This