El movimiento y la delicadeza están muy presentes en la línea, con vestidos de encajes trabajados a mano por asociaciones de encaje de bolillos y encajes.

Por EFE

La casa italiana Aelis se inspira en su nueva colección en la naturaleza y los insectos, revindicando así, al igual que otras muchas firmas en la Alta Costura de París, la sostenibilidad de las creaciones a medida, pese a que el creciente interés social por la ecología pone en el punto de mira y desprestigia a la industria de la moda en no pocas ocasiones.

La diseñadora de Aelis, la italiana Sofia Crociani, que presentó su línea primavera-verano 2021 este jueves en un vídeo transmitido en las redes durante la Semana de la Moda de París, cree que el arte es un punto de partida para despertar la conciencia individual y proteger la naturaleza.

“En esta época un poco extraña hemos trabajado mucho sobre el arte y los gestos artísticos, lo que nos ha llevado a crear vestidos inspirados en la naturaleza, en esta ocasión en los insectos”, pero también “en el gesto liberado con el que trabajan los artistas”, dice Crociani en una entrevista a Efe.

El movimiento y la delicadeza están muy presentes en la línea, con vestidos de encajes trabajados a mano por asociaciones de encaje de bolillos y encajes antiguos de las ciudades francesas de Calais y Chantilly, sedas, muselinas de seda retocadas a mano entre Francia e Italia.

“La Alta Costura produce prendas que son hechas a medida y no en serie, la idea de pensar las prendas de forma artesanal y no industrial es ya una contribución en la intervención brutal de la humanidad en la naturaleza”, defiende Crociani en el salón parisino donde presenta sus nuevas prendas.

En esta ocasión, el contexto sanitario ha obligado a los diseñadores a ceñirse a presentaciones en vídeo, retransmitidas en las redes de la Federación francesa de Alta Costura y Moda, organizadora de la pasarela, pero algunos aprovechan para reunirse a pequeña escala con sus clientes.

De momento, y tras el cierre de esta Semana de la Moda que estuvo precedida por las presentaciones de ropa para hombre, la Federación se felicita del eco particular de estos vídeos que han sustituido a las pasarelas durante la pandemia de coronavirus.

ARAÑAS DE ENCAJE

En su colección, la italiana juega con la imagen de los experimentos que la NASA realizó en los años 60 probando drogas y sedantes en arañas y abejas, como un vestido de escote “V” con encajes que dan forma a una falda plisada.

Los adornos de encajes y pedrería, junto a algunas lazadas que añaden un punto de volumen, complementan siluetas por lo general sencillas, con vestidos rectilíneos hasta los pies, y varios conjuntos con blusas románticas y escotes de macramé.

El vídeo con el que da a conocer su nueva colección muestra a una modelo en una galería de arte con su vestido araña, donde los encajes se extienden como patas, y con una decena de modelos en una gama de blancos, verdes y rosas, que se complementa bien con los cuadros del pintor alemán Georg Baselitz.

“La situación global que estamos viviendo nos obliga a replantear la forma de trabajar. Para continuar lanzando un mensaje durante la Alta Costura, el formato digital nos permite realizar películas que son un vehículo importante de expresión, pero es difícil perder la dimensión humana”, lamenta.

Crociani, que trabaja únicamente con textiles italianos validados con sellos medioambientales, espera que sus creaciones participen en un movimiento de conciencia que favorezca el “replanteamiento” de la actitud del ser humano con la naturaleza.

Pin It on Pinterest

Share This