El sudor forma parte de nuestro cuerpo; solamente que a veces se suda más de lo debido. Ponga atención a las recomendaciones para disminuir este padecimiento. 

Por Carolyn Hernández

Laura (nombre ficticio) es un caso clínico peculiar que tenía un cuadro de sudoración muy intenso, por lo que marcaba mucho la ropa, especialmente en las axilas. Esto hacía que se sintiera muy incómoda si estaba en una reunión, una cita, en la playa o en cualquier otra actividad. Su problema era muy fácil de ver y también de arreglar. La solución era usar el desodorante correcto. Probó todos los productos que se encontraba hasta que empezó a usar un antitranspirante y desde la primera puesta, sintió la diferencia al sentirse seca y fresca.

La sudoración es un proceso normal de toda persona, tanto hombres como mujeres. Es un proceso donde el agua se forma de sudor y se evapora en el cuerpo. “Esta función es sumamente importante, porque lo que hace es regular la temperatura corporal. Para funcionar bien se tiene que estar en 37 grados y si comienza a aumentar, inician los procesos de compensación y ahi entra la sudoración, explica la dermatóloga Gina Latorraca.

Este proceso de sudoración está regulado por el sistema nervioso autónomo, que no se puede controlar. Existen situaciones que activan la sudoración, como los nervios, las angustias y la vergüenza, entre otros.

Poco o mucho

La Dra. Latorraca explica que las mujeres tienen más glándulas sudoríparas, pero sudan menos. Sin embargo, en el caso de los hombres son más activas y producen más sudoración.

Si la persona está tranquila, puede sudar entre 200 ml y 300 ml, pero no lo va a sentir porque se evapora. Si está practicando una actividad física, es posible que pierda de 3 a 5 litros en una hora.

Para evitar los malos olores al sudar se debe usar el producto dos veces al día. Pero antes de aplicarlo es importante limpiar la axila con un pañito, ya que en la zona se encuentran unas bacterias con proteínas que –al combinarse– producen el mal olor.

Recomendaciones 

  • Hidratarse bien. Es muy importante que la embarazada tome abundantes líquidos de forma continuada, ya que al aumentar la sudoración hay más riesgo de deshidratación.
  • Usar tejidos naturales. Las prendas naturales de tejidos como el algodón o el lino son las más adecuadas si hay un exceso de sudoración, ya que dejan transpirar mejor.
  • Llevar prendas holgadas. Ante la hiperhidrosis es conveniente que la ropa sea no sea ajustada para ayudar en el proceso de transpiración y evitar posibles irritaciones cutáneas.
  • Extremar la higiene. Si es necesario, ducharse varias veces al día, con cuidado de secarse luego bien y usar productos que sean respetuosos con la piel.
  • Vigilar la temperatura ambiente. La temperatura general no debe ser superior a 22ºC durante el día y ha de estar entre 18-20ºC por la noche.
  • Consultar con el dermatólogo. Si la hiperhidrosis causa muchas molestias, la embarazada debe consultar con el dermatólogo y con el ginecólogo para buscar un remedio adecuado a su estado.

¿Cómo es el sudor?

No tiene olor. Es agua y sal. Se suda por la palma de las manos, plantas de los pies y axilas.

 

Pin It on Pinterest

Share This