¿Cómo pongo en orden las prioridades en mi vida?

Esto hace reflexionar sobre las motivaciones para la administración del tiempo y el establecimiento de prioridades en nuestra agenda.

Por Sixto Porras

Cuando el tiempo no nos alcanza, es porque hemos alterado nuestras prioridades, y debemos enfocarnos en aquellas que merecen nuestra atención.

Viva “el aquí y el ahora”

Para aprovechar al máximo el tiempo, debemos enfocarnos en el presente, soltar el pasado, y ver el mañana con esperanza. Necesitamos descubrir lo bueno de cada momento, para poder aprovechar al máximo lo que estamos viviendo. Estar ubicados en “el aquí y en el ahora” nos permite tener un mejor nivel de conciencia de las decisiones que debemos tomar sobre nuestro tiempo.

Descubra su propósito de vida

Viva el presente a plenitud pero con sentido de propósito, porque el hoy es la plataforma de lo que ocurrirá mañana. Solo tenemos una vida y el tiempo es limitado, así que, entre más temprano descubramos el lugar al que deseamos llegar y las metas que esperamos alcanzar, más lejos llegaremos. Sea usted mismo, no se compare, sea único, porque en tanto seamos leales al diseño original, más felices seremos.

Invierta tiempo en lo que más ama

Invierta tiempo en lo que es importante y significativo para usted. Aparte un espacio en su agenda para un pasatiempo que le relaje y le permita distraerse con su familia y sus amigos; recuerde, son ellos los que quedan cuando los demás se alejan, y los que le apoyan en el transcurso de la vida

Acepte los cambios que identifican cada etapa de la vida

Las crisis se dan cuando nos resistimos al cambio, y pretendemos ser lo que un día fuimos y ya no somos. Debemos entender que cada etapa de la vida tiene su magia, su emoción y su razón de ser. No trate de adelantar el tiempo, aprenda a vivir a plenitud el momento que vive, porque es único y no regresa.

Mantenga vivos los recuerdos

Al final de los días, los recuerdos son nuestro principal tesoro, y deben indicarnos que invertimos bien el tiempo que tuvimos. Es lo que nos permite tener una conciencia tranquila, porque hicimos lo correcto o nos disculpamos cuando fallamos. Los recuerdos nos dicen que estamos vivos y que valió la pena el recorrido.

Suelte la culpa que le paraliza

Todos tenemos que ser compasivos con nosotros mismos, porque ¿cuál de nosotros no se ha equivocado alguna vez? La culpa nos roba la fuerza, la iniciativa y la creatividad; nos impide creer que merecemos el perdón que nos libera y nos permite avanzar. Todos hemos fallado, pero también, todos hemos sido perdonados por amor. Renuncie a todo lo que le detiene, y decida volver a caminar con el rostro en alto y con dignidad.

Invierta tiempo en sacar la basura emocional

Cuando tenga recuerdos que le lastiman o le hacen sentir menos, decida perdonar y perdonarse, esto es lo que le impulsa a caminar de nuevo, y volverlo a intentar. Y por último, …

Decida ser feliz

La felicidad es una elección y no un sentimiento; es un estilo de vida y no un momento de euforia. La felicidad no es algo que alguien le puede otorgar o producto de la suerte, es una conquista personal que se alcanza con una buena actitud.


Pin It on Pinterest

Share This