Hanna Gabriels: Quiero que mi hija tenga un buen ejemplo de mi parte

Como a los 27 años logré debutar profesionalmente y después en el 2009 pude obtener mi primer título mundial

Por Mamá Joven

Nombre: Hanna Gabriels
Puesto: Boxeadora Profesional
Hija: Mía Vásquez (3 años)

Perfil:

Toda mi vida desde mis cinco años de edad estuve inclinada al deporte, fui atleta hasta los 18 años, y después sufrí una lesión muy grande que en teoría no me iba a permitir hacer ejercicio nunca más.

A raíz de eso subí muchísimo de peso, llegué a pesar 206 libras y entré al boxeo precisamente, para bajar de peso, por consejo de mi padre. Empecé a entrenar y con el pasar del tiempo vi que tenía habilidad, y como a los 24 años decidí que iba a hacer todo lo posible por cumplir mi sueño: ser campeona mundial u olímpica.

Como a los 27 años logré debutar profesionalmente y después en el 2009 pude obtener mi primer título mundial al cual tuve que renunciar por cuestiones de peso. Después peleé en otro peso, volví a ganar el premio mundial, lo retuve un tiempo, hasta que perdí hace 4 años. Mes y medio después de tener mi hija empecé a entrenar y ocho meses después recuperé mi título. Ahorita soy Campeona Mundial Súper Welter de la Organización Mundial de Boxeo (WBO) y de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA), y estudiante de Terapia Física en la Universidad Santa Paula.

Para mí el combinar la vida profesional con la faceta de mamá es muy difícil, especialmente al nivel que lo hago yo; uno no puede faltar a entrenar cuando quiera, porque uno tiene que mantener un buen nivel, al ser campeona, se convierte en la referencia de otras personas que quieren lo que uno tiene, por lo que entrenan con mucha hambre determinación para quitárselo a uno. Con mi hija hay mayor motivación, inspiración, ahora todo lo que hago lo hago por y para mi hija, sin embargo, sí se requiere una organización de tiempo muy grande, el apoyo de la familia, por ejemplo de mi esposo es indispensable para poder repartirnos las tareas. Si no tuviera ese apoyo ni el de mi mamá, quien cuidó a mi hija durante los primeros tres años, no lo hubiera logrado.

“Uno quisiera dejarles muchísimas cosas a los hijos; yo lo que quiero es que ella tenga un muy buen ejemplo de mi parte para que cuando sea grande, tenga las herramientas para defenderse, sea una mujer segura, que sepa que su voz, determinación y decisión siempre van a hacer la diferencia”.

Crédito Fotografía:  Eloy Mora (La Fotografía de Eloy Mora)


Pin It on Pinterest

Share This