Por Revista MJ

Una alimentación saludable se caracteriza por ser equilibrada, variada e individualizada. Independientemente de la etapa de la vida, los nutrientes que un individuo requiere son exactamente los mismos, la diferencia radica en la cantidad en la que deben de ser ingeridos.

Es importante considerar pautas y consejos a la hora de preparar las meriendas para nuestros hijos e hijas, a fin de que disfruten de un tiempo de comida saludable, efectivo y apetitoso. En la siguiente tabla se detallan recomendaciones de una alimentación saludable:

Es de suma importancia incluir alimentos de diferentes colores que resulten atractivos para los niños. Las frutas y vegetales son una excelente opción por la variedad en colores y tipos.  También puede formar figuras para hacer que la preparación se vean atractivas.

Involucre a los niños en la preparación de los alimentos y tome en cuenta sus ideas y opiniones durante el proceso. Varíe día a día las meriendas; ajuste los horarios de los tiempos de comida al horario escolar para evitar el consumo excesivo de alimentos.

Bases de una merienda saludable

Dentro del contexto escolar las meriendas son uno de los mayores desafíos que tienen los padres, maestros y niños. Existe la necesidad de recurrir a meriendas sencillas, rápidas de preparar o ya preparadas que satisfagan “el hambre” del escolar, comprometiendo en muchas ocasiones su calidad nutricional.

Las meriendas son un tiempo de comida pequeño que representa alrededor del 10% de las calorías ingeridas durante el día, por ende no debe de asemejarse en cantidad a un tiempo de comida principal (desayuno, almuerzo o cena). Estas deben de ser nutritivas, variadas, apetitosas, fáciles de consumir y transportar aliadas para inculcar hábitos de alimentación saludables.

Pin It on Pinterest

Share This