Su imponente y trascendental visión de la mujer, la cual logra materializar a través de la sensible fuerza con la que trabaja sus piezas en materiales de gran dureza, se pueden encontrar en distintas exhibiciones individuales alrededor del mundo, algunas pertenecen a importantes colecciones privadas en Costa Rica, Argentina, Estados Unidos e Israel.

Por Daniel Rosales

Empresaria de larga trayectoria y artista de corazón. Sandra Rubinstein Winer nació en San José, Costa Rica, donde actualmente vive, trabaja y es reconocida por sus importantes obras de escultura que buscan dejar una huella en el sector cultural costarricense.

Parte de su gran legado ha sido participar en momentos y sitios artísticamente únicos, como Saks Fifth Ave (New York), la Biennale D’Arte Di Venezia (Italia), Art Central Galleria (New York), unido a exhibiciones de arte y galerías en varias ciudades de Estados Unidos, Italia, Francia y su amada Costa Rica, como la Galería Nacional, el Museo de Jade y la Galería AG. Todos han sido escenarios donde toman vida y luz sus obras: mujeres hechas de metales fuertes, pero que, en su esencia y sensibilidad enfocadas al equilibrio, acarician los sentidos de seguidores del arte y críticos.

“Mi obra tiene a la mujer como eje simbólico. Son mujeres globalizadas, empoderadas, que pueden representar cualquier raza, procedencia o credo. Es el núcleo de lo femenino que pretende mostrar la coexistencia y la eliminación de la contradicción entre la capacidad intelectual y la lucha perenne a la que estamos sometidas las mujeres, con la feminidad, belleza corpórea y sensualidad. Aunque parezca contradictorio, pretendo mostrar la coexistencia de ambas facetas a través de mi trabajo. Pues son estas mujeres las que pretenden superar los convencionalismos sociales, expresando todo el conocimiento y el sentido común que las mujeres tenemos por dentro y que muchas veces no se nos deja formular. Esto es una representación, de que las mujeres más que un objeto sexual, tenemos mucho contenido inteligente que deseamos expresar y hacer entender al mundo”, explica Rubinstein.

Según la artista, la vida no puede estar plagada de extremos. Siempre el exceso o escasez de las virtudes o vicios, son perjudiciales para nuestro ser. El punto medio del equilibrio es el que conduce a la verdad y trasciende a lo largo del tiempo como expresión del arte. Uno de los legados más importante que le dejaron sus padres fue la importancia de los valores, el equilibrio y la simetría que debe de existir en cada una de las acciones y formas de actuar como seres humanos. Precisamente, esa herencia es hoy la fuente de inspiración que se refleja en sus obras.

Rubinstein, se graduó en Artes Gráficas, estudió Fotografía, Mercadeo y Administración de Empresas. Además de trabajar en áreas comerciales y empresariales, se desempeñó como profesora de Diseño Gráfico en la Universidad VERITAS.

Perfeccionó sus conocimientos en el arte de la escultura con importantes maestros de Costa Rica y del exterior, tales como Manuel Vargas y Alexy Palenzuela Ramos.

Su gran interés por compartir el arte, la ha llevado a colaborar con muchos pintores y escultores de Costa Rica, con el único propósito de que se difunda internacionalmente el trabajo y talento costarricense.

Algunas de las exposiciones internacionales en las que ha participado son:

2018 – Exposición en Saks Fifth Ave, New York.
2019- Biennale D’Arte Di Venezia, Galleria AccorsiArte, Italia.
2019- Transitions Collective Art Exhibition, Saphira & Ventura Gallery, New York.
2019 – Exposición en Galería AccorsiArte, Turín, Italia.
2019 – Felipe Grimberg Fine Art, Fendi Chateau, Miami, Florida, USA.
2019 – Art Central Galleria, New York, USA.
2020 – ART3f, Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Mónaco.
2020 – Art Parma Fair Edición 12, Feria de Arte Moderno y Contemporáneo, Parma, Italia.

Pin It on Pinterest

Share This