El riesgo para los usuarios puede comenzar en el momento de la instalación del software, por los variados permisos que solicitan sobre el dispositivo.

Por Revista MJ

Hace un tiempo atrás, los lugares para conocer a una pareja eran el trabajo, la universidad y por medio de amigos en común o en una noche de fiesta. Ahora el escenario se ha ampliado a Internet, redes sociales y aplicaciones de citas. Por lo que ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, informa sobre los riesgos que conlleva visitar estas populares aplicaciones, para evitar caer en ellos.

Con el incremento de estos servicios también se ha profundizado un gran problema de seguridad y es que la mayoría de los sitios requieren que los usuarios compartan información personal. Esto, sumado a la posible presencia de vulnerabilidades en las aplicaciones, puede convertir a quienes buscan citas en potenciales víctimas.

La mayoría de estas aplicaciones tienen un funcionamiento similar. El usuario cuenta con un panel en el que aparecen los perfiles de otros usuarios de la misma plataforma que se encuentran próximos geográficamente.  Si a alguno le interesa, puede solicitar el contacto y, en caso de ser aceptado, comenzar a conversar. Además, casi todas estas aplicaciones tienen acceso a funcionalidades adicionales del dispositivo móvil, como la cámara, el micrófono, el almacenamiento, la localización GPS o datos de tarjetas de crédito. Esto hace que la información que obtienen de los usuarios resulte atractiva para los ciberdelincuentes“, explica Denise Giusto Bilic, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica.

El riesgo para los usuarios puede comenzar en el momento de la instalación del software, por los variados permisos que solicitan sobre el dispositivo. La privacidad podría verse comprometida, ya que los programas de citas peticionan acceso a la geolocalización del usuario para informar a las personas conectadas más cercanas. Además, los usuarios de las aplicaciones deben estar dispuestos a revelar su nombre, ocupación, lugar de trabajo y a dónde les gusta ir, entre otros datos. Las aplicaciones de citas tienen acceso a mucha información sensible y a veces hasta fotos íntimas.

En los últimos años se han hecho públicos los datos de miles de usuarios de estas aplicaciones debido a brechas de información, producto de ataques a los servidores de las empresas. También se han encontrado ciertas vulnerabilidades que permitían, por ejemplo, conocer la ubicación de algunos usuarios. Esto es importante tener en cuenta, ya que cuando se entregan los datos personales se recomienda saber cuál es el tratamiento que le dan a esa información y cómo la resguardan.

Es importante conocer algunos de los riesgos que existen a la hora de utilizar las aplicaciones de citas:

1.       Chantaje. Los estafadores suelen utilizar perfiles falsos para construir relaciones en línea, ganarse la confianza de la víctima para posteriormente llevar a cabo sus acciones.

2.       Pérdida de la privacidad. Si eres de las personas que suelen subir fotos de donde te encuentras, ten en cuenta a quién le estás brindando esa información.

3.       Sextorsión. Cuando envías fotos o vídeos explícitos por medio de estas aplicaciones, tienes que saber que la persona del otro lado puede no ser quien dice ser. Esto representa un riesgo ya que puede extorsionar con hacer público ese material si no haces lo que exige.

4.       Acoso digital. Puedes llegar a recibir imágenes o mensajes no solicitados de las personas con las que estás interactuando.

5.      Robo de información: Los ciberdelincuentes pueden utilizar la información de los perfiles creados en estas aplicaciones para construir identidades falsas que luego son utilizadas para fines delictivos.

No todas las aplicaciones de citas tratan los datos de sus usuarios con la suficiente cautela. Esta no es razón para no usar dichos servicios, sólo se debe comprender los problemas y, cuando sea posible, minimizar los riesgos.

Pin It on Pinterest

Share This