Las quemaduras solares durante la infancia incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de piel en la adultez.

Por Carolyn Hernández

El sol forma parte de nuestra vida y en definitivo no se puede vivir sin él, ya que ayuda a que las personas se mantengan sanas y además, se obtiene la vitamina D que es esencial para el fortalecimiento de los huesos. Sin embargo, el sol puede causar un daño irreversible si se recibe sin protección. Algunos ejemplos como las quemaduras, envejecimiento de la piel y cáncer.

Adopta buenos hábitos

La piel de un bebé es delicada y sensible, por lo que debe de recibir una protección adecuada y efectiva durante esta etapa para prevenir el cáncer de piel en la adultez. El laboratorio dermatológico La Roche-Posay recomienda:

  • Antes de los 6 meses el niño no se le debe aplicar protector solar.
  • Mantén a los niños menores de 3 años lejos de la exposición directa al sol. Ellos deben estar en la sombra, independiente si están en la playa, parque o la montaña.
  • Evitar la exposición directa entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m., que es el horario en que los rayos del sol son más intensos. Busque siempre la sombra.
  • Aunque el niño esté en la sombra, los rayos de sol son reflejados desde el suelo o el agua y alcanzan la piel. Protegerlo con una camiseta, un sombrero y lentes de sol. Aplicar protector solar de manera adecuada y abundante.
  • Para elegir el protector debe tener el protector UV bien elevado, de muy alta tolerancia y que sea resistente al agua y la arena.

Recuerde aplicar de manera generosa en áreas del cuerpo desprotegidas del sol ante exposición indirecto como el rostro, manos y cuello.

¿Cuánto protector solar aplicar?

Para asegurar la protección óptima, se debe de aplicar una cantidad suficiente de producto en todo el cuerpo.

  • 6 meses: aplicar de forma generosa en todo el cuerpo.
  • 3 años: aplicar 10 ml (alrededor de 2 cucharadas de té)
  • 7 años: aplicar 15 ml (alrededor de 3 cucharadas de té)
  • 10 años: aplicar 20 ml (alrededor de 4 cucharadas de té)
  • 13 años: aplicar 25 ml (alrededor de 5 cucharadas de té)
  • 15 años: aplicar 30 ml (alrededor de 2 cucharas soperas)

Pin It on Pinterest

Share This