Los niños tienen todo el potencial para convertirse en grandes líderes en diferentes áreas, para lograrlo sólo necesitan una guía real y constante de personas que sean claves en su vida.

Por Revista MJ

El enfoque que un centro educativo dé al desarrollo de habilidades como el liderazgo y el empoderamiento personal en los niños desde edades tempranas, es clave para su éxito en las relaciones interpersonales y en su futuro tanto escolar como profesional, dado que las aulas suelen ser un espacio de aprendizaje absoluto a lo largo de gran parte de sus vidas.

Podemos observar niños con liderazgo innato cuando son capaces, de manera natural, de influir y llevar a sus amigos hacia un mismo fin. Aún cuando no es consiente de que está ejerciendo algún tipo de liderazgo, los niños que le rodean encuentran en él cualidades que les gustaría tener en ellos, lo imitan y tratan de aprender de este joven líder.

La doctora en educación Rosi Brenes, fundadora del Saint Gregory School, considera “que es vital que los docentes identifiquen este tipo de niños, para que los motiven a ejercer un liderazgo positivo entre su grupo de compañeros, que pueda servir de ejemplo en el aprendizaje de los demás y al mismo tiempo los impulse a hacerse responsables por su desempeño en cualquier ámbito”.

Se dice que el liderazgo es un rasgo de la personalidad, sin embargo, también podemos ofrecer oportunidades para desarrollar esta habilidad en los niños desde que son pequeños, trabajándolo junto al empoderamiento personal, esa actitud que también se enseña en los seres humanos y que nos lleva a sentirnos seguros, confiados y capaces de lograr todo aquello que decidamos lograr con coraje y pasión.

“Los niños pueden ir mostrando poco a poco sus “dotes” en este sentido, los docentes tienen la tarea de motivar y llevar a niveles cada vez más altos este tipo de cualidades y los padres también”, explica la especialista.

¿Cómo lograrlo?, la doctora Brenes brinda los siguientes consejos:

  • Dejándolos expresar su opinión y tomar decisiones.
  • Haciéndolos responsables del resultado de sus actos, sea positivo o negativo. Y en caso de ser negativo, identificar junto al niño por qué es negativo y qué aprendizaje nos deja ese evento.
  • Enseñándoles a escuchar a sus compañeros ante de emitir una opinión.
  • Ofreciéndoles espacios donde se dé el trabajo en equipo y elija líder o líderes que dirijan. No importa lo pequeño o básico que sea el proyecto, siempre enséñeles que debe existir una cabeza que mueva al equipo.
  • Estimulando el pensamiento crítico, incentivar la lectura de diferentes temas, permítales preguntar, analizar, dudar, investigar, y proponer.
  • Celebrando todos los logros, ideas y aportes de cada uno de los niños.
  • Ayúdele a desarrollar una autoestima sana. Esta es la base para hacer crecer el empoderamiento personal en los niños.
  • Desarrolle diferentes actividades que le permitan sobresalir en algún momento con una o varias de sus fortalezas, motívelos a crear y aplauda el esfuerzo que cada uno realice según sus habilidades innatas o adquirida.

Y es que la doctora Brenes señala que el trabajo del centro educativo debe ir alineado estrictamente al trabajo que se hace en casa.

“Cada padre y madre de familia, debe ser un líder en su hogar, dar el ejemplo con el manejo de las situaciones diarias, en el trato a los miembros de la familia, en el estilo de vida que lleve y por supuesto, reforzar autoestima y el empoderamiento de cada unos de los hijos. Es posible dar tareas dentro del rol familiar, en las cuales el niño, desde pequeño, sienta que es el líder y que es importante para esto, por ejemplo, decidir la primera actividad del día en el cumpleaños de mamá o papá y ser parte de ello, implementar junto a alguno de sus padres algún proyecto de la casa como hacer un nuevo jardín, en fin, actividades, según cada familia, que puedan motivar a los niños e ir desarrollando poco a poco empoderamiento y seguridad en sí mismo tanto a nivel individual como al ser parte de un grupo”.

Los docentes deben enseñar a los estudiantes que los líderes son más conocidos y valiosos, en la medida que solucionan problemas, ayudan a la gente y toman retos sin temerle al fracaso, siempre haciendo su mejor esfuerzo, pues la satisfacción personal que esto puede traer es el mayor premio que pueden alcanzar, sin olvidar que irán reforzando poco a poco su autoestima.

Actualmente, los niños tienen todo el potencial para convertirse en grandes líderes en diferentes áreas, para lograrlo sólo necesitan una guía real y constante de personas que sean claves en su vida, como los padres y los docentes. Es importante también, enseñar a los niños a apoyar una causa que resulte importante para ellos, pues los pequeños proyectos suelen cultivar su inteligencia emocional, liderazgo, ambición, pasión, toma de decisiones y don de gente.

“En Saint Gregory contamos con un curso llamado Mindful Leadership, que se imparte durante toda la Primaria, años claves en la formación de los niños. Este es un espacio donde desarrollamos temas basados en valores, habilidades y competencias para la vida, tales como el respeto, la proactividad, las metas personales, las prioridades, el entendimiento hacia sí mismos y los otros, el trabajo en equipo y el enfoque en nosotros mismos.

Todo esto, buscando que los estudiantes se sientan empoderados para enfrentar situaciones reales tanto en la escuela como en el día a día y capaces de desarrollarse en el mundo actual. En todas las actividades que se realizan, los chicos son los actores principales y creadores de grandes resultados” concluye la especialista.

Pin It on Pinterest

Share This