Existen diferentes tipos y tratamientos personalizados para cada uno.

Por Revista MJ

  • Entender la biología específica del tumor, permite diseñar un plan de tratamiento personalizado y efectivo.
  • Un diagnóstico temprano aunado a los avances de la medicina, permiten que esta enfermedad ya no sea considerada como un sinónimo de muerte.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la población femenina y es el segundo más común en el mundo. Cada año se diagnostican 1.8 millones de nuevos casos, es decir, cada 20 segundos una mujer recibe la noticia de que tiene esta enfermedad y al menos 625 mil pacientes mueren por esta causa, a nivel global.

En el caso de América Latina, cada tres minutos una persona es diagnosticada con cáncer de mama en la región y cada diez minutos, muere alguien por esta enfermedad.

En Costa Rica, anualmente 1.500 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama y fallecen cerca de 428 personas, de acuerdo con las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Observatorio Mundial del Cáncer (GCO, 2018).

Síntomas del cáncer de mama
Fuente de Información: Roche, 2019

Sin embargo, no se trata de una sola enfermedad, por esta razón, es importante conocer los aspectos biológicos y genéticos de las células cancerígenas que lo originan (proteínas o receptores), para brindar el mejor tratamiento a cada paciente.

De acuerdo con Silvia Molero, gerente médica de Roche Centroamérica y Caribe (CAC), el cáncer de mama se caracteriza por el crecimiento descontrolado de células anormales en las glándulas productoras de leche del seno o en los conductos que llevan leche a los pezones. “El tipo de cáncer de mama estará definido por la presencia o ausencia de tres receptores que se encuentran en la superficie de las células: el receptor de estrógeno (ER), el receptor de progesterona (PR) y el receptor 2 de factor de crecimiento (HER2)”, agregó la doctora Molero.

¿Cuáles tipos de cáncer de mama existen?

Esta enfermedad se clasifica en tres grandes grupos o subtipos. A continuación el detalle:

  • Receptor de hormonas positivo: representa el 62% de los casos de cáncer de mama. Este tumor maligno crece en respuesta a las hormonas de estrógeno y progesterona, por lo que presenta buenas probabilidades de responder a los tratamientos que apuntan a inhibir los efectos del crecimiento de las hormonas.
  • HER2-positivo: es un tipo de cáncer agresivo y responde a los tratamientos que se dirigen específicamente a la proteína conocida como HER2. Este tipo de cáncer se presenta en el 18% de los casos.
  • Triple negativo: se caracteriza por la presencia de células cancerosas que no expresan receptores de estrógeno, progesterona ni HER2. Es un tipo de cáncer agresivo y difícil de tratar, ya que en general no responde a los tratamientos estándar; representa aproximadamente el 20% de esta enfermedad.

“En la actualidad, los tratamientos para esta enfermedad son cada vez más personalizados y responden de acuerdo con la información molecular del tumor. Gracias a estos avances, alrededor de un 85% de las mujeres sobrevive a la enfermedad tras cinco años de su diagnóstico”, señaló la doctora Molero.

La sobrevida después del diagnóstico

La detección temprana del cáncer de mama sigue siendo  la herramienta  más importante para luchar contra esta enfermedad, es decir, entre más temprano sea detectado serán mayores las posibilidades de sobrevida para la paciente. En América Latina, entre un 30% – 40% de los casos de cáncer de mama son diagnosticados en una etapa metastásica, complicando su estado de salud y esperanza de vida.

Los estadios o el avance del cáncer de mama se clasifican de la siguiente manera:  

Fuente de Información: Roche, 2019

Tratamientos innovadores

Las opciones de tratamiento del cáncer de mama varían según el estadio del cáncer: su tamaño, posición, si se ha propagado a otras partes del cuerpo y el estado físico de la paciente. Los tratamientos actuales del cáncer de mama incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal y terapias dirigidas. Estos tratamientos pueden utilizarse solos o en combinación según el estadio de la enfermedad.

“Los nuevos avances en las terapias combinadas tienen el potencial de brindar una importante mejora a los pacientes con cáncer de mama. Además, los tratamientos farmacológicos han evolucionado desde la quimioterapia a terapias altamente dirigidas con anticuerpos monoclonales e inmunoterapias. Todas estas tecnologías innovadoras, así como la secuenciación y las biopsias líquidas para una comprensión integral del subtipo y mutaciones específicas en cada paciente, están transformando el diagnóstico del cáncer y facilitando la evolución de los cuidados médicos personalizados”, acotó la doctora Molero.

Pin It on Pinterest

Share This