Qué sabes sobre las contracciones uterinas, la última etapa del embarazo

 Por Portal Maternidad 

Se asemejan al dolor de la menstruación alrededor de la cintura como un fuerte calambre y hacia atrás en la “colita”, pero es durante el último mes cuando comenzarás a sentirlas con mayor frecuencia. Debes estar informada sobre esta última etapa del embarazo y de los síntomas del trabajo de parto, ya que así podrás vivir el proceso de una manera más tranquila.

• Varios días antes del nacimiento es posible que se elimine el tapón mucoso, el cual está formado por secreción blanca como clara de huevo y que puede tener estrías de sangre.

• Existe además, un periodo de acomodación del feto hacia la pelvis que también va a provocar molestias similares, pero que no necesariamente significa que se inició el trabajo de parto.
• Durante una contracción en el embarazo, el abdomen se pone tirante, duro y es algo normal si no provoca dolor o molestias.
• En el caso que sea tu primer embarazo, el trabajo de parto puede durar en promedio entre 8 y 12 horas y si ya tienes hijos, de 6 a 8 horas.
• Las contracciones uterinas, además de empujar al feto hacia la zona baja de la pelvis, son fundamentales para que se produzca la dilatación del cuello y se produzca el nacimiento.
• Si comienzas con contracciones que tengan una frecuencia de 2 a 3 en 10 minutos, con una duración de 25 a 30 segundos cada una, que se mantienen durante 2 horas y no ceden, podrías estar comenzando con tu trabajo de parto.
• Es muy importante tomar el tiempo entre una y otra contracción, con un reloj para comunicarte con tu matrona para evaluar la situación y ver si te indica acudir a la clínica.
• Es bueno que durante este periodo inicial puedas caminar en tu hogar en un ambiente tranquilo, respirar en forma calmada durante la contracción y tratar de relajar tu cuerpo. Podrías además tomar una ducha con agua tibia.
• Tu pareja o un familiar también pueden ayudar en este periodo, apoyándote con un abrazo durante el momento de la contracción y realizando suaves masajes circulares en la zona baja de la espalda durante la contracción, esto te ayudará y favorecerá la progresión del proceso.


Pin It on Pinterest

Share This