¿Y ahora qué me pongo?

Las mujeres por lo general tienen más ropa que los hombres, más zapatos, más accesorios… pero son las primeras en decir “¡no tengo nada que ponerme!”. Casualmente, no es porque no haya ropa.

Por Carolyn Hernández

Tal afirmación por lo general está relacionada con la falta de tiempo. Cuando no se saca un espacio para probar cómo puede combinarse una prenda de distintas maneras, cambiando totalmente su uso, se piensa que se “simplifica” el proceso de vestirse; más bien están atándose a verse siempre iguales.

En las siguientes líneas, Jessica Cascante, de The Style Room, les recomienda la forma de evitar la monotonía y cómo tener un clóset realmente funcional.

  • Los básicos: Es una prenda que le sirve para muchas ocasiones, que la puede combinar fácilmente y le sacará de apuros cuando tenga un compromiso al que asistir y poco tiempo para escoger.
  •  Identifique su estilo: Todas tienen una personalidad que está ligada al estilo de vestir. La imagen es solo un reflejo de la visión, a dónde quieren llegar y de cómo son por dentro. Es recomendable conocerse muy bien e identificar su tipo de cuerpo, coloración de piel y ojos, estatura y objetivos para acertar en la escogencia del look.
  • Creatividad: ¡Transforme! Pruebe cómo se vería una pashmina simulando ser una blusa, un enterizo como si fuesen dos piezas con una blusa encima, una falda con una abertura o con un corte asimétrico, tiña un pantalón, borde un detalle a una blusa. Atrévase a darle una nueva cara a las prendas que ya conoce y verá cómo empieza a verse distinta.

    Identifique su cuerpo

    Triángulo (pera): Se caracteriza por tener unas caderas generosas y los hombros más delgados o finos.

    Triángulo invertido: En este caso los hombros son más anchos que las caderas. Suele ser el cuerpo que desarrollan las nadadoras debido a todo el ejercicio que realizan.

    Rectángulo: Estas siluetas tienen unas medidas muy similares en la parte superior del cuerpo y en la inferior, con una anchura muy parecida y una cintura poco definida.

    Reloj de arena: Se caracteriza por tener los hombros y las caderas de la misma proporción, y una cintura definida. Con este tipo de cuerpo se puede usar casi todos los estilos.

    Manzana: Esta silueta se caracteriza por tener la cintura ancha, los hombros finos y aunque no siempre, las piernas delgadas.

9 básicos del guardarropa

1. Blusa camisera blanca: Una camisa de este tipo sirve para asistir al trabajo, una reunión, un coctel de negocios o una cita.

2. Jeans oscuro: Este debe ser liso, oscuro, sin exceso de detalles, bolsillos sencillos, corte acorde con su tipo de cuerpo (recto para las de piernas anchas, ajustado para las que tienen piernas más delgadas).

3. Pantalón de vestir: Una reunión amerita que asista bien presentada y este es uno de los imprescindibles cuando hablamos de negocios.

4. Vestido negro: Es uno de los favoritos para todo evento en la noche, mas no la única opción.

5. Falda: Que sea a la rodilla o justo sobre ella. Si desea usarla para asistir al trabajo, recuerde que debe tener 4 dedos sobre la rodilla.

6. Zapatos camel o nude: ¡Van con todo!

7. Blazer: La muestra con presencia, además la protege del frío.

8. Collar: Es el detalle final para un atuendo que necesita brillo o simplemente para adornar el cuello y llevar la atención al rostro.

9. Pashmina: Pocas conocen de ellas. Son más ligeras que una bufanda, se usan generalmente en el área del cuello y pueden ser lisas o estampadas, con acabado sedoso o natural.


Pin It on Pinterest

Share This