Depresión infantil: ¿Cómo identificarla?

A los pequeños les resulta difícil expresar su estado de ánimo, por lo que sus padres o profesores deben estar pendientes de manifestaciones

Por Mamá Joven

Aunque es frecuente relacionar las palabras alegría y felicidad con niños y niñas, la depresión infantil es una condición real entre los más pequeños de casa. Se cree erróneamente que es transitoria, que puede ser normal en el desarrollo humano o que es poco frecuente hasta llegar a cierta edad.

Hasta hace pocas décadas, la depresión infantil llamó la atención entre especialistas. Las investigaciones y estudios acerca del tema comenzaron a relizarse cerca de los años 40, pero es hasta 1971, que se declara la existencia de la depresión en la Infancia durante el IV Congreso de la Unión Europea de Paidopsiquiatría.

“Estudios realizados indican que aproximadamente un 5% (uno de cada 20 niños y adolescentes) tendrá un episodio depresivo antes de cumplir los 19 años”, especifica Adriana Ortiz, psicóloga de Torre Médica Momentum.

La especialista detalla las manifestaciones de la depresión infantil, tales como disforia (molestia), alteraciones del sueño, cambios de peso o apetito, baja autoestima, problemas de socialización, problemas ecolares, ideas suicidas, agresión, fatiga, ansiedad, pesimismo, enuresis o encopresis (micción o defecación involuntaria) y dificultad de concentración.

Hay maneras de diferenciar la depresión en menores con la depresión en la adultez:

  • La ansiedad y las fobias son más frecuentes en niños menores de 7 años y no tanto en adultos.
  • Luego de los 8 años, la depresión se manifiesta mayoritariamente mediante trastornos de conducta en la escuela y con sus iguales.
  • Durante la adolescencia, la depresión se manifiesta por medio de la irritabilidad, conductas negativas y disociales, abuso de alcohol y sustancias.

“En general, la mayor diferencia radica en que al niño pequeño puede resultarle difícil explicar o describir sus sentimientos, estado de ánimo, por lo que tienen que ser los demás (padres, profesores u otras personas significativas) los que deben estar al pendiente y detectar las manifestaciones, así como cualquier comportamiento inusual en el menor”, explica la Dra. Ortiz.

La psicóloga de Torre Médica Momentum advierte que, cuando hay depresión infantil, nunca se debe minimizar la situación, mucho menos con la existencia de ideas suicidas o que de el niño haya expresado querer morirse. “De ser así, la visita al especialista debe ser inmediata.

¡Una intervención oportuna puede hacer una gran diferencia!”.

Cifras de la depresión infantil

  • La incidencia de depresión infantil se encuentra entre 8% y 10%
  • En la etapa preescolar estas cifras descienden a 2% en edades escolares se estima entre 8% y 10%; en adolescentes asciende a 13%.
  • Los síntomas están más presentes en las niñas que en los niños después de los 12 años de edad. Antes de esa fecha, es raro encontrar diferencias entre los dos géneros.

Fuente: Dra. Adriana Ortiz, psicóloga.


Pin It on Pinterest

Share This