Por Revista MJ

El consumo de lácteos en una persona con diabetes puede ser una duda frecuente para quienes padecen esta enfermedad. La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre y el  efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre). Según la Asociación Americana de Diabetes, el Índice Glicémico (IG) de los alimentos mide la velocidad en que un alimento que contiene carbohidratos eleva el nivel de glucosa o azúcar en la sangre.

Un alimento con un IG alto puede provocar un rápido aumento de la glucosa en sangre, especialmente en personas con Diabetes Mellitus. Por lo tanto, la planificación de su alimentación requiere la selección de alimentos con bajo o medio IG.

Consumo de lácteos en diabéticos 

Por su alto contenido en calcio, magnesio, vitamina D, proteína del suero y ácidos grasos específicos, se ha sugerido que el consumo de productos lácteos disminuye el riesgo de Diabetes tipo 2. Según varios estudios científicos se ha asociado significativamente la ingesta total de productos lácteos a un menor riesgo de Diabetes tipo 2.

Los productos lácteos como leche entera, leche descremada, yogurt bajo en grasa, helados bajos en grasa y sin azúcar añadido o queso bajo en grasa son alimentos con un IG bajo o medio que sí están permitidos en la dieta de una persona con Diabetes.

Estos son algunos lácteos recomendados para una persona con diabetes según el IG:

IG bajo (55 o menos)

  • Leche descremada (1 taza, 250 ml:  32
  • Yogurt bajo en grasa (1 taza, 245 ml):  33
  • Leche entera (1 taza, 250 ml):  34

IG medio (56-69)

  • Helados (1 taza, 72 g):  61
  • Queso cottage (1 onza, 28 g):  1

¿Qué características de los alimentos pueden cambiar el IG?

Como regla general, mientras más cocido o elaborado un alimento, más alto su IG. Sin embargo, esta regla en algunas situaciones no siempre se aplica.

  • Grado de Madurez y tiempo almacenado:  Entre más madura la fruta o vegetal, más alto su IG.
  • Forma de preparación: El jugo de una fruta tiene un IG más alto que consumir la fruta, el puré de papas tiene un IG más alto que una papa entera al horno.
  • Método de preparación:  El tiempo que se han cocinado los alimentos (las pastas cocidas al dente tienen un IG más bajo que las pastas bien cocidas).
  • Variedad de un mismo alimento:  El arroz blanco regular tiene un IG más alto que el arroz integral.

Aspectos a considerar a la hora de seleccionar los alimentos:

  • Aunque el alimento contenga un IG bajo, no significa que se puede consumir ese alimento en gran cantidad.
  • Es necesario controlar el tamaño de la porción para controlar la glucosa en la sangre, para disminuir o mantener su peso. 
  • El IG de un alimento es distinto cuando se come solo y cuando se combina con otros alimentos, por ello las porciones deben ser las adecuadas, para no alterar el nivel de glucosa en la sangre.

La clave para controlar los niveles de glucosa en la sangre es equilibrar el consumo de alimentos saludables, con la actividad física y el tratamiento médico recomendado; de esta manera, se podrán lograr efectos positivos importantes para la salud.   

Pin It on Pinterest

Share This