Transforma tus inseguridades en confianza antes de empezar un proceso de descubrimiento y desarrollo en el ámbito profesional.

Por Michelle de Matheu, directora de The Soul Stylist

Tal vez creas que es el momento de pedir un ascenso, explorar nuevos aires en otra empresa o de cambiar la dirección de tu carrera, ya sea emprendiendo o en otro giro de industria. Buscas desarrollar más tu potencial, pero no sabes por dónde empezar, y te invaden pensamientos pesimistas, como: “No estoy segura de tener todas las cualidades requeridas”, “necesito prepararme más, pero no tengo tiempo”, “conseguir trabajo está difícil; mejor me quedo donde estoy”, “esperaré otro momento para pedir el ascenso o llenar la solicitud”…

No estás sola en ese dilema. Es común soñar en grande y querer crear un negocio o diseñar una carrera profesional de alto nivel. Para atreverte a actuar, debes enfocarte, hacer cambios y tener la mentalidad adecuada para llegar al objetivo.

Guía para tener éxito en el proceso de evolución profesional

1. Deshazte de las creencias limitantes que minimizan tu grandeza: Haz una mirada introspectiva de ti misma y permítete ser honesta: observa tus patrones mentales, realiza un inventario de tus creencias (positivas y negativas), toma consciencia de los retos que la mente nos puede proponer con la intención de protegernos de lo desconocido y usa tus convicciones como una guía personal para fortalecer tus decisiones. Respóndete lo siguiente: ¿De qué forma mis pensamientos y acciones refuerzan ideas basadas en la carencia? ¿Cuál es mi diálogo interno cuando sueño y pienso dónde quiero estar en el futuro? ¿Cuántas veces he dejado de hacer algo porque he considerado que es mejor esperar hasta que las condiciones sean óptimas?

2 Procura tener claridad y enfoque. La energía fluye hacia dónde va la atención, en lo que te enfocas, creas  potencias. De ahí la importancia de evitar in- fluencias negativas sobre la meta principal y de ser realmente honesta contigo misma sobre qué es lo que quieres, porqué lo quieres y qué estás dispuesta a invertir para obtenerlo.

3. Proclama merecimiento y confianza. Eleva tus estándares y el universo te encontrará ahí. Reconocer, desde lo más profundo, tu valor, fortalezas y debilidades es vital para marcar una diferencia y obtener lo que anheles en la vida. Eso no significa creerse más, ni menos que nadie; es conocer y aceptar tus capacidades. Cada persona tiene dones especiales que aportar al mundo, de una forma única. Cuando reconoces tu propósito y valoras tu contribución, enseñas a los demás a hacerlo también.

4. Pensar menos y hacer más. Una vez que tienes tu inventario de creencias, claridad y enfoque, debes diseñar un  plan de acción. La estrategia debe basarse en in- formación y conocimiento real del puesto e industria, así como de los recursos de los que dispones para ayudarte a alcanzar el objetivo. También es necesario tener muy claros tus límites, puntos negociables y no negociables. Antes de dar el paso, debes estar muy segura de la pro- puesta y la decisión.

Pin It on Pinterest

Share This